¿Cómo eliminar el moho de los toldos?

Índice de contenidos

Se acerca el verano, y con ello el buen tiempo para estar en el exterior de tu terraza o patio disfrutando con los amigos y la familia. Te dispones a desplegar tu toldo para evitar el sol abrasador y te das cuenta al abrirlo que tiene moho. ¿Y ahora qué haces? No te preocupes, es un problema muy común y fácil de solucionar.

 

La aparición de moho en los toldos es uno de los problemas más comunes y no se debe a un defecto del material. Generalmente, el moho aparece en el toldo cuando no se ha doblado adecuadamente o no estaba completamente seco al guardarlo. Por ejemplo, cuando hay una tormenta repentina, el toldo se empapa y lo guardas sin dejarlo secar correctamente. La humedad, como ocurre en nuestros hogares, favorece el desarrollo de hongos que causan moho.

 

¿Qué se puede hacer en estos casos? ¿Cómo eliminar el moho? Aquí te ofrecemos algunas medidas sencillas para limpiar adecuadamente el toldo sin dañar la tela:


Tratamientos para manchas leves y superficiales

El moho reciente y no muy extendido puede eliminarse con un detergente suave. Si quieres limpiar un toldo sin desmontarlo aplica vinagre blanco sobre las manchas usando un paño empapado en vinagre y agua tibia, o rociando con un dispensador. Después de aplicar el vinagre, deje actuar durante un par de horas antes de cepillar los residuos con un cepillo de cerdas suaves.

 

Tras eso, enjuaga y deja secar completamente antes de cerrar tu toldo. Es recomendable realizar esta actividad por la mañana y en días con buen pronóstico del tiempo para aprovechar más horas de sol para el secado del toldo después del tratamiento y lavado.

Tratamientos para manchas profundas y extendidas

Si las manchas de moho en tu toldo son grandes y han estado presentes durante mucho tiempo, es recomendable usar amoníaco (no lejía, ya que podría dañar la tela) o un producto específico adecuado para este tipo de limpieza de toldos. Esta opción es válida incluso si el tratamiento con vinagre no ha sido eficaz.

 

Después de eliminar el polvo y la suciedad, y usando guantes y equipo de protección personal (el amoníaco es irritante y corrosivo), prepara una mezcla de agua y amoníaco a partes iguales y aplícala directamente sobre la mancha. Tan pronto como las manchas comiencen a reducirse, enjuaga inmediatamente. Es mejor no dejar el amoníaco actuar demasiado tiempo, ya que podría debilitar la tela del toldo.

Al finalizar la limpieza, enjuaga bien y deja secar completamente el toldo al aire libre antes de volver a cerrarlo y guardarlo.

Estos tratamientos también son adecuados para otro tipo de soluciones de protección solar con elementos de tela, como velas tensadas, pérgolas de palillería o sombrillas.

Así que ya ves, resulta bastante sencillo eliminar el moho de tu toldo y disfrutar del verano sin sorpresas.

Si todavía no has instalado tu toldo y estás buscando información antes de instalar un toldo en el balcón, te recomendamos leer nuestro artículo para saber cómo elegir el mejor modelo.

O, si lo prefieres, deja que te asesoremos sobre las posibilidades para mejorar la protección frente al sol del espacio exterior de tu hogar o negocio.

  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar
  • Te puede interesar

¿Necesitas un presupuesto o información?

Cuéntanos qué necesitas y nuestro equipo de profesionales se pondrá en contacto contigo.